I.
Revista

lunes, 7 de mayo de 2012

Los ensayos de CMG





En los años más oscuros y silenciosos de la dictadura franquista (hasta finales de los cincuenta) la miseria moral y económica de la vida española parecía absoluta, quizá inamovible. Sobre todo para los de abajo que eran la inmensa mayoría, aunque la inmensa mayoría era (o necesitaba ser) franquista. Y no digamos para las mujeres, que nada significaban. Por eso resultó insólito que una mujer, Carmen Laforet, ganara el premio Nadal con su novelaNada. Pero a mediados de los sesenta el tiempo pareció cambiar de signo: quería abrirse, volver a nuestros brazos. 

Uno de los nombres de mujer que surgieron entonces con fuerza fue el de Carmen Martín Gaite. Sus primeras novelas como El balnearioEntre visillosRitmo lento, la iban a poner en la primera línea de juego. Pero no se convertiría en "grande" hasta la Transición (RetahilasEl cuarto de atrás). Y además su escritura se fue diversificando: sobre todo, dirigiéndose hacia el ensayismo, como un nuevo frente de lucha escasamente transitado por la mujer, y enfocando sus ensayos hacia dos líneas definidas: la falta de libre expresión en España (en sus ensayos históricos) y la falta de libertad de la mujer (en sus ensayos socio-literarios). Casi como teniendo ya el tiempo en los brazos, la sociedad española comenzaba a cambiar y Carmen Martín Gaite se convertía en una portavoz decisiva de tal cambio. 

Recuerdo a Martín Gaite al hilo de un acontecimiento sucedido en los últimos días de la Feria del Libro que acaba de decirnos adiós. Un doble suceso feliz: la publicación de un magnífico trabajo (en dos volúmenes: Ensayos Históricos y Ensayos Literarios) que la investigadora granadina Sonia Fernández Hoyos acaba de dedicar a la extensa obra ensayística de Carmen Martín Gaite. Estudio lúcido y absolutamente necesario, pues apenas nada se había hecho hasta ahora al respecto.


ver fuente