I.
Revista

martes, 24 de mayo de 2016

Ensayos II

Fiel a su cita con la Feria, el segundo volumen de la obra ensayística de Carmen Martín Gaite.

martes, 26 de abril de 2016

Nace el I Premio de Narrativa Carmen Martín Gaite

El último triunfo de los incansables 92 años de Ana María Martín Gaite tiene nombre de premio. Gracias a su impulso,este año se convoca el primer certamen de narrativa Carmen Martín Gaite, su hermana menor, la escritora que moría un 23 de julio del año 2000 y que este verano tendrá, en esa misma fecha, un escritor distinguido con su galardón.

El premio, dotado con 3.000 euros y la publicación del manuscrito en Ediciones Turpial, se concederá a una obra narrativa de ficción, escrita en español, que se haya entregado antes del 23 de junio. El fallo se dará a conocer justo un mes después en un acto que se celebrará en El Boalo (Madrid), el municipio familiar de los Martín Gaite y sede de la Fundación Carmen Martín Gaite, que encabeza la iniciativa junto con el Ayuntamiento de la localidad.

Ana María, compañera inseparable en vida de la escritora y defensora firme de su legado a su muerte, señaló ayer que su intención al impulsar este certamen literario es "recuperar a una generación, la del 50, injustamente olvidada o apartada", en la que militaban, junto a su hermana y Rafael Sánchez Ferlosio -marido de ésta durante casi dos décadas-, nombres como Jesús Fernández Santos, Alfonso Sastre o Medardo Fraile, por citar sólo a algunos de los miembros de la 'corriente madrileña' de aquel movimiento.

Ana Martín Gaite recordó precisamente que la casa familiar de El Boalo actuó como una especie de aglutinador de las dos 'familias' mayoritarias de aquella generación, la madrileña y la catalana de los Barral, Gil de Biedma y José Agustín Goytisolo. En lo que fue aquella casa se erigió hace tres años una torre con espléndidas vistas a la sierra de Guadarrama donde se conservan gran parte de las posesiones de Carmen, desde sus libros a su mesa de trabajo y la ingente cantidad de cuadernos y clasificadores que acumuló a lo largo de su vida.

La presentación del premio tuvo lugar en la sede de la Fundación Ortega y Gasset-Gregorio Marañón, heredera del espíritu de la Institución Libre de Enseñanza y del Instituto-Escuela en que estudió Ana Martín Gaite hasta que "se lo cerraron".

A su criterio, lo que diferencia a la Generación del 50 de los grandes escritores actuales (Marcos Giralt, Chirbes..., en su enumeración) es que aquélla tuvo la asombrosa habilidad de "denunciar al régimen sin enfrentarse a él" mientras que la de hoy destaca por "retratar el mundo en que vive". Conclusión: "Aquellas carencias [de libertad] excitaban la imaginación y la fantasía".

"Delibes denunció la situación del campo español; Ferlosio, la pobreza de espíritu de una época; qué decir de Aldecoa, cuyos cuentos son una maravilla. El régimen ni se enteraba de lo que pasaba, y ellos fueron -como mi hermana- quienestrajeron la democracia, paso a paso, poquito a poco. Quizá ahora la gente no es consciente de lo que costó", reflexiona Ana María.

La iniciativa del I Premio de Narrativa Carmen Martín Gaite cuenta con el respaldo de la Secretaría de Estado de Cultura, cuyo titular, José María Lassalle, considera que "la sociedad española tiene una deuda con Carmen Martín Gaite, a pesar de todos los galardones que recibió" y, en general, con toda una soberbia cosecha de literatas que incluye también a Rosa Chacel, Carmen Laforet y Ana María Matute, entre otras mujeres que, "a pesar de estar muy vivas literariamente, nunca han gozado de excesiva buena salud" en nuestros lares, en su opinión.

Lassalle atribuye ese cierto "silenciamiento" a la intervención de "los enemigos de la inteligencia" que, antes como ahora, se empeñan en ver cada novedad "como un anatema en lugar de como una bendición". La posición estética y ética Carmen Martín Gaite la sitúa el secretario de Estado en las coordenadas de una tradición liberal española que ejemplifica Melchor Rafael de Macanaz. La escritora salmantina dedicó a este pensador, político regalista y fiscal general del Consejo de Castilla con Felipe V, perseguido por la Inquisición, su libro de 1970 'El proceso de Macanaz: historia de un empapelamiento'.

El jurado del Premio Carmen Martín Gaite está compuesto por Ana María Martín Gaite, presidenta; Fernando R. Lafuente, secretario; la escritora Jenn Díaz y los periodistas Jesús Ruiz Mantilla, de 'El País', Inés Martín Rodrigo, de 'ABC', y Manuel Llorente, responsable de Cultura de EL MUNDO.

  
Fuente: El Mundo

viernes, 22 de mayo de 2015

Contra viento y marea

Quince años después de que la permanente sonrisa de Carmiña dejase de alegrar la Feria del libro madrileña, en la 74ª edición se le rinde homenaje junto a otras escritoras y escritores (Matute, Valente, Teresa de Ávila) cuya literatura resulta ya imprescindible para explicarnos, para entendernos, para vivir, en definitiva, mundos que de otro modo no podríamos habitar.
Siempre me sale al paso una bella reflexión suya de 1996 sobre el evento libresco en que su obra no faltaba puntualmente cada año. Entonces nos ofrecía Lo raro es vivir, a la vez que brindaba la posibilidad de leer en castellano Nuestros ayeres, de Natalia Ginzburg, su "amistad a través del texto". Al lado de su amigo Francisco Nieva, que publicaba su última novela, Oceánida, o de Camilo José Cela, que editaba su poesía completa en Círculo de Lectores, o de un siempre presente Antonio Gala, que firmaba La regla de tres, Martín Gaite afirmaba que:

En el carrusel de mudanzas que es el mundo, girando a un ritmo donde todo se disfraza y superpone, alivia reconocer una fiesta siempre igual a sí misma y cuando menos inocua, donde no hay más mentira que la literaria, ésa que nos ayuda a paliar la violenta realidad. Una piedra preciosa y rara, como raro es el lujo de seguir aquí contra viento y marea.

La rareza de que su pluma ya no firme ejemplares a las largas colas de lectores que aguardaban su cita anual con la autora de tantas ilusiones vertidas en las páginas de sus libros solo puede paliarse con la relectura constante y la siempre grata aparición de un nuevo volumen de su obra completa (este año el IV con parte de sus ensayos), de un libro homenaje o de cualquier recuerdo literario.


El tiempo parece el mismo cada vez que reaparece la deseada mentira en el Retiro madrileño, aunque hayan pasado veinticinco años de la creación de Sara Allen y Miss Lunatic; quince desde que la salmantina gallega que reinventó Nueva York huyera hacia la libertad; y ya casi veinte de la publicación del texto que protagonizaba Águeda Soler y que nos señalaba la única ruta verdadera para conseguir algo parecido a la felicidad, porque lo raro sigue siendo vivir. Aquel año con que comenzaba, 1996, Pérez-Reverte intensificaba el valor de una fiesta del libro afirmando que "quien me lee a mí, también lee a Gala, a Marías, a Almudena Grandes, a Carmiña... El lector no sabe de rivalidades, solo de literatura". Por eso queremos seguir leyendo. Miranfú.
© D.G.C.

***

Homenaje en la Feria 2015: Un lugar llamado Carmen Martín Gaite
Presentación del volumen IV de sus Obras Completas: Ensayos I

lunes, 18 de mayo de 2015

Los ensayos de CMG conforman el volumen IV de sus Obras Completas

Tras la reunión en los dos primeros volúmenes de las novelas y en el tercero de la poesía y los relatos completos, con el añadido en cada volumen de algún texto inédito, la publicación de la obra completa de Carmen Martín Gaite continúa con un primer volumen de ensayos que incluye el Macanaz, los Usos del XVIII y la posguerra, su investigación sobre le conde de Guadalhorce y un apéndice con textos que se hallaban dispersos en publicaciones periódicas.

Espasa y Círculo de Lectores se han unido con motivo de la publicación de las Obras completas IV - Ensayos I de Carmen Martín Gaite. El primer volumen de sus ensayos. El próximo jueves 21 de mayo tendrá lugar un encuentro con medios con la intervención de Ana María Martín Gaite (hermana de la escritora), José Teruel (editor de las Obras completas de Carmen Martín Gaite), Lydia Díaz (directora editorial de Círculo de Lectores) y la historiadora Susana Sueiro Seoane (Más información).

domingo, 10 de mayo de 2015

25 años después


Dos décadas y media más tarde, Caperucita en Manhattan continúa siendo una novela igual de juvenil, igual de madura, igual de contemporánea. Tres edades ya cumplidas para permanecer en nuestra memoria como un clásico, categoría que Martín Gaite ha ganado a pulso en su brega literaria.

miércoles, 11 de febrero de 2015

Un clásico de la literatura contemporánea

Un estudio realizado en cerca de 60 universidades de Estados Unidos ha constatado que la escritora salmantina Carmen Martín Gaite se ha convertido en el gran clásico de la literatura española contemporánea para lectores, profesores y alumnos de los centros superiores norteamericanos, según el Ministerio de Cultura. “El cuarto de atrás” es una novela canónica. Nadie puede doctorarse en Estados Unidos sin haberla leído, explica la catedrática de la Universidad de Delaware Joan L. Brown, que en un estudio corrobora que la autora de “Entre visillos” se encuentra a la cabeza de los programas de estudio. No sólo el mundo académico se rinde a los pies de “Carmiña”; también lo hace la crítica, incluida la del The New York Times, que celebra sin remilgos El cuarto de atrás.

Fuente

lunes, 1 de diciembre de 2014

Los cuentos de Martín Gaite en un nuevo proyecto editorial

Cuentos completos es un proyecto editorial de la diseñadora Laia Guarro. Se trata de una reinterpretación de la obra de la escritora Carmen Martín Gaite. Una colección que refleja una época de sufrimientos, incomprensión, falta de libertad, miedo a la soledad… y que se ha ido forjando a través de tres conceptos: el recuerdo, el sueño y la rutina. La utilización de telas estampadas simulando manteles, trapos, delantales… en el diseño de la portada ofrece ese carácter costumbrista característico de la obra. El proyecto refleja, por un lado, lo delicado e íntimo y, por otro, el miedo a la libertad.



El diseño ha tratado con mucho respeto las letras de Martín Gaite. «La tipografía escogida ha sido la Garamond, delicada y práctica a la vez, mientras que el texto justificado daba la sensación de encajonamiento, de falta de libertad», comenta. «El texto se ha combinado con algunas ilustraciones realizadas mediante collage de retales de telas, encajes y cintas encima de una foto de la época».

jueves, 16 de octubre de 2014

Tiempo atrás... Carmen Martín Gaite, por Rosa Montero

La credibilidad del relato estriba en que el narrador se esté creyendo lo que cuenta

Son exactamente las ocho y cuarto de la tarde cuando Carmen Martín Gaite aparece sentada tras la mesa del salón de actos del Ateneo. Y digo aparece porque el público que casi llena el primoroso y raído teatrillo no ha advertido la llegada de la escritora (tan subrepticia y tímidamente hizo su entrada), de tal modo que es de repente y entre dos parpadeos cuando la descubrimos allá arriba, como espíritu recién materializado. "Mis editores me han dejado sola ante el peligro", dice con la voz temblequeante de los arranques. Y sí, se la ve muy sola, diminuta en grises (plomizo el traje de chaqueta, plateado el pelo), perdida tras la enorme mesa de madera, aplastada por el lujo marchito de este salón de actos con vocación de teatro de postín.¿Por qué este local para la presentación? Porque "ahora mismo me estoy viendo en la biblioteca del Ateneo, donde he escrito más de la mitad de todo lo que he escrito en mi vida y que ha sido mi segunda casa, mi refugio durante más de veinte años". De cuando en cuando, Carmen hace una pausa y se agarra al vaso de agua como una náufraga de la oratoria: moja los labios, muerde quizá el cristal con dientes que castañetean un poco y saca así el aliento necesario para proseguir: "Aprovecho la ocasión para desear que el Ateneo vuelva a ser el refugio placentero que siempre fue y no un campo de batalla, lo logre quien lo logre, que en esto no voy a meterme".


lunes, 22 de septiembre de 2014

La mirada distinta de la mujer


¿Importa lo que se mira o cómo se mira? ¿Lo mirado o la mirada? En su dormitorio de la casa de la calle Doctor Esquerdo, en Madrid, la escritora Carmen Martín Gaite tenía colgadas de la pared dos fotografías, una de Greta Garbo y otra de James Dean; las había bautizado, respectivamente, “El equilibrio” y “El caos”. Eso era lo primero que veía cuando se despertaba, y a caballo entre esos dos conceptos comenzaba su andadura diaria. Somos lo que comemos, de acuerdo, pero somos sobre todo cómo miramos.

Por: 
Leer más en El País

miércoles, 13 de agosto de 2014

El gran momento de Martín Gaite, por Santos Sanz Villanueva

Fue Martín Gaite escritora versátil, y de una precocidad grande, no sólo con poemas juveniles sino también con una prosa visionaria, la del póstumo 'Libro de la fiebre', a mil leguas del realismo que marca a su generación, a Ferlosio, a sus íntimos Ignacio Aldecoa y Josefina Rodríguez, a sus cercanos Alfonso Sastre, De Quinto o Jesús Fernández Santos. Esa prosa subjetiva y onírica (cuya difusión entorpeció Ferlosio, quién sabe si por celos) marca algo novedoso, lo que ahora, convertido casi en moda, se llama "escritura del yo", que confluye con frecuencia en sus narraciones y que adquiere una fisonomía de gran originalidad en los curiosos dietarios que llamaba 'Cuadernos de todo', mezcla de 'collages', documentos y prosas inventivas.

lunes, 11 de agosto de 2014

Emma Martinell y Adolfo Sotelo recuerdan a Martín Gaite (2011)

Loading video...

lunes, 7 de julio de 2014

Un cuarto propio para Martín Gaite

Le gustaba mucho ese episodio del Libro de la vida en que Santa Teresa de Jesús cuenta cómo leía, de niña, a escondidas de su padre. Desprovista ya del rígido retrato franquista, vio en la Santa a esa mujer ventanera que quiso ser siempre ella: una mujer inteligente, curiosa, inquieta, consciente de la necesidad de mirar y de saber para ser libre. Martín Gaite, como tantas mujeres de vocación literaria, vivió en busca de una habitación propia que, en su caso, habría de combatir no solo al marido, sino a toda una generación de hombres con derecho de admisión al Parnaso gris de aquel ecuador de siglo.

 Roberta Johnson, de la Universidad de Kansas, cuenta en Un lugar llamado Carmen Martín Gaite (Siruela) que su primer libro, El libro de la fiebre, fue despreciado por crítica, autores e incluso por el que sería, al paso del tiempo, su esposo, Rafael Sánchez Ferlosio. No entendió Ferlosio, como casi nadie entonces, aquel género zambraniano del delirio, de la fiebre como uno de los vehículos posibles hacia el conocimiento. “La experiencia de ser mujeres inteligentes en un mundo sumamente masculino -escribe la profesora Johnson- quizás favoreciera el que buscaran una manera de desprenderse de este mundo, librarse de las restricciones y críticas que este suponía para establecer su ser auténtico”.

lunes, 30 de junio de 2014

Siruela publica Un lugar llamado Carmen Martín Gaite

«Para Carmen Martín Gaite con la admiración sincera que me inspira su existencia compleja y polivalente», con estas palabras del 25 de octubre de 1963, Luis Martín-Santos le dedica Tiempo de silencio: acababa de leer Ritmo lento. Esa existencia polivalente y compleja llevó a José-Carlos Mainer, José María Pozuelo Yvancos, Carme Riera, Belén Gopegui, Manuel Longares o Rafael Chirbes, entre otros, a la búsqueda de un lugar llamado Carmen Martín Gaite. Las conclusiones de estas jornadas, celebradas entre el 24 y 26 de abril de 2013, se recogen en este volumen que, desde el estudio a la evocación, desde el ensayo a la fotografía, presenta distintas topografías de la escritora, ya en la España de 1950, ya en sus periplos norteamericanos, ya en una genealogía de la «mujer de letras», donde Martín Gaite constituye un paradigma destacado. 



El análisis de su poética, la función que la escritura ocupó en la construcción identitaria de la autora así como la variedad de sus intereses intelectuales son otros de los centros de atención de este libro, que concebimos como un nuevo reconocimiento del persistente lugar que su figura ocupa en nuestra memoria. 

miércoles, 25 de junio de 2014

La escritora Ana María Matute muere a los 88 años

La escritora Ana María Matute premio Cervantes en 2010, académica y una de las grandes autoras de la posguerra, ha fallecido este miércoles en su domicilio de Barcelona a un mes de cumplir 89 años. Hace sólo unos meses, fue la encargada de entregar la última edición del Premio Nadal en su ciudad, donde había nacido el 26 de julio de 1925.
La literatura realista, fantástica e infantil fueron las tres vertientes que caracterizaron su obra con un estilo de aparente sencillez que escondía la complejidad del ser humano. Matute acaba de entregar a la editorial Destino su nueva novela: Demonios familiares, prevista para septiembre.
Fotografía de Chema Conesa (1996)
"Su papel fue relevante en la posguerra desde el punto de vista sociológico, por su condición de mujer que jugó un papel importante al abrirse paso en un mundo machista, y literario al reflejar la realidad de su mundo a través de líneas duras y poéticas con dosis de ironía", asegura Emil Rosales, editor de Destino.
Con Ana María Matute se va uno de los últimos escritores esenciales de los años 50 y 60, en especial mujeres, tras la muerte de autoras como Carmen Laforet, Ana María Moix, Esther Tusquets y Carmen Martín Gaite.
fuente

El editor de Anagrama, Jorge Herralde, ha dicho a Efe que esta mañana ha sido una "dolorosa sorpresa" conocer la muerte de Ana María Matute, una escritora que junto con Carmen Martín Gaite considera que fueron en la década de los noventa "las reinas del mambo" de la literatura española.


Herralde ha rememorado que hace apenas unas semanas coincidió con ella en un hotel barcelonés, "tan alegre como de costumbre". "Fue una gran escritora y una gran persona", ha apostillado.
Asimismo, ha desvelado que empezó a leerla de adolescente y que le gustaron mucho sus primeras novelas, como "Primera memoria".
"En aquellos tiempos, al lado de Juan Goytisolo, eran dos estrellas emergentes de la literatura barcelonesa en castellano", ha apuntado.
Sobre su relación personal, Herralde ha señalado que eran buenos amigos desde hace muchos años y no ha escondido que habían compartido muchas "cenas, copas y risas, porque era una mujer siempre alegre y con sentido del humor, algunas veces muy negro".

miércoles, 30 de abril de 2014

jueves, 17 de abril de 2014

Volver a la Región de Martín Gaite, por Emma Rodríguez

Cualquier fecha es buena para volver a la Región Martín Gaite, pero ahora hay una serie de circunstancias, de hechos, que si cabe lo propician aún más. Hay muchas excusas, sí, para hablar de Carmiña, como cariñosamente la llamaban sus amigos. Empecemos por  la exposición que, comisariada por Elisa Povedano y Fátima García, se inaugurará en laBiblioteca de la Facultad de Humanidades de la Universidad Carlos III el próximo  23 de abril y que permanecerá abierta hasta el  22 de mayo. Su título:“El Equilibrio y el Caos”, dos términos muy presentes en los mapas vitales y literarios de Martín Gaite. Mapas que el visitante podrá recorrer, adentrándose en su universo; deteniéndose ante sus objetos personales; acercándose a los que fueron sus amigos y sus libros y recuperando su voz y su imagen a través de conferencias y entrevistas, sin olvidar el repaso a sus trabajos como guionista para adaptaciones televisivas como la de la serie infantil “Celia” de Elena Fortún.Y sigamos con “Un lugar llamado Carmen Martín Gaite”, libro que la editorial Siruelapondrá en las mesas de novedades próximamente y que recoge las miradas y lecturas de un nutrido grupo de estudiosos y adictos a la obra de la escritora. Todos participaron en el Congreso Internacional celebrado en abril de 2013, bajo la dirección de José Teruel y Carmen Valcárcel, profesores del Departamento de Filología Española de la Universidad Autónoma de Madrid. Un encuentro donde “se resaltó mucho el perfil de Martín Gaite en el ámbito del ensayismo”, como recalca Teruel, coordinador y autor del prólogo de este volumen colectivo, que se acompaña de un álbum fotográfico y en el que se incluyen textos de José-Carlos Mainer, José María Pozuelo Yvancos, Domingo Ródenas de Moya, Maria Vittoria Calvi, Carme Riera, Joan L. Brown, Roberta Johnson, Rafael Chirbes y Belén Gopegui, entre muchos otros...