I.
Revista

martes, 16 de abril de 2013

'Entre visillos', la anulación del "yo" femenino

Leer Entre visillos supone, para alguien que posea un mínimo bagaje literario, la evocación de muchas otras obras escritas por mujeres, y no necesariamente novelas, que son, como ésta, un grito ahogado en el silencio de su tiempo. Son muchas las sensaciones que el lector experimenta desde que se asoma a la primera página - “Ayer vino Gertru” - hasta que acaba despidiéndose de Pablo Klein y la mayoría recorren un fino camino entre la rabia, el dolor y la angustia de ser testigos del nulo papel que la mujer protagonizaba en España durante el siglo XX y la sociedad que lo consentía. Hablar de Entre visillos significa, por tanto, hablar de muchas cosas pero en especial de esa mujer escondida y retenida entre peinetas, visillos y mesas camilla.