I.
Revista

sábado, 18 de enero de 2014

Martín Santos, 50 años de silencio

El próximo martes se cumplirán 50 años de la muerte de Luis Martín-Santos, que perdió la vida en un accidente de tráfico del que se ha dicho de todo. No fue el único en romper con el encorsetamiento literario y decidirse por un lenguaje nuevo. Tampoco el único joven socializado en una dictadura e interesado en desarmar del espíritu apostólico, con él estaban Ana María Matute, Jesús Fernández Santos, Ignacio Aldecoa, Carlos Castilla del Pino Josep María Castellet, Carmen Martín Gaite, Juan Benet, Carlos Barral o Sánchez Ferlosio. Escritores trabados por las insinuaciones, las alusiones y las denuncias solapadas, por la censura y atrapados entre la trinchera de la libertad y la de la vanguardia. El camino de la literatura a finales de los cincuenta había llegado a vía muerta. Todos estaban dispuestos a cambiar de trayecto y fue con la publicación del libro cuando la literatura de posguerra estalló. Era la primera novela en quebrar la hipoteca de intención política y los efectos renovadores fueron inmediatamente alabados y absorbidos. La novela objetivista y transparente había quedado atrás, llegaba al lector la fábula tupida y barroca. Lo que él mismo denominó realismo dialéctico.

Leer reportaje completo