I.
Revista

viernes, 2 de octubre de 2009

«Se nos va atrofiando la capacidad de pensar por nosotros mismos. Y yo creo que es preferible equivocarse a callar. No podemos seguir actuando a golpe de silbato, de silbato mental». fuente