I.
Revista

martes, 13 de julio de 2010

EDICIONES SIRUELA RECUERDA A CARMEN MARTÍN GAITE EN EL DÉCIMO ANIVERSARIO DE SU FALLECIMIENTO


El cuarto de atrás Prólogo de Gustavo Martín Garzo

Durante una noche de insomnio, la escritora recibe la visita de un desconocido interlocutor cuya identidad permanecerá oculta en todo momento... Los recuerdos de infancia y juventud en Salamanca se irán mezclando con sus reflexiones sobre los sueños, el amor, la escritura o la memoria.

«El cuarto de atrás es un ensayo sobre el oficio de escribir, un libro de memorias y una novela fantástica. Pero, por encima de todo ello, es una larga conversación. Todos los libros de Carmen Martín Gaite son una conversación, pues para ella escribir nunca fue distinto a hablar. Hablar con alguien ausente, puede que desconocido, pero, en definitiva, una conversación en toda regla.» (Gustavo Martín Garzo)

Retahílas Prólogo de Manuel Rivas

En Retahílas, el viaje que realiza una anciana al pazo familiar para morir, acompañada de su nieta Eulalia, y la llegada sorpresa de Germán, el sobrino de Eulalia, producirá durante esa noche un intenso diálogo entre los dos que dará lugar a seis monólogos, en los que cada uno reconstruirá y contará qué ha sido su vida hasta entonces.

«Carmen Martín Gaite era una bebedora de sueños, por eso su realismo es de tan alta calidad. Paul Éluard decía: "Hay otros mundos, pero están en éste". Y añadía: "Hay otras vidas, pero están en ti". Podría ser una buena definición de la mirada de Carmiña.» (Manuel Rivas)

Dos cuentos maravillosos Prólogo de Antonio Colinas

Difícilmente podrá olvidar cualquier lector las aventuras de las niñas que protagonizan estas dos pequeñas joyas, Altalé y Sorpresa, tan parecidas en sus cualidades, ambas valientes y rebeldes, pero tan diferentes en sus destinos; y muy difícilmente dejaremos de apasionarnos por los personajes que las rodean, verdaderas creaciones de la literatura fantástica.

«En verdad, estos dos cuentos merecen el arriesgado calificativo de maravillosos. Nos encontramos ante los frutos de una escritora magistral, llena de recursos y dominando siempre con gran templanza y claridad deliciosa su escritura. En estos dos relatos no sobra ni falta ninguna palabra. La autora se arriesga siempre en sus divagaciones, pero sale indemne de sus osadías y retorna segura a la coherencia, a la unidad del relato.» (Antonio Colinas)
El cuento de nunca acabar Prólogo de José María Guelbenzu

El cuento de nunca acabar permite al lector, como ningún otro libro, conocer y disfrutar el rico pensamiento y el extraordinario mundo que caracterizaron la obra y la vida de esta autora salmantina.

«Lo que Carmen Martín Gaite se propone es dirigirse al lector de su libro como ese niño que ha de aprender a leer y se resiste... La autora nos invita a almorzar literatura, no a sentarnos ceremonialmente a la mesa de la literatura. Por eso su texto adquirirá el aire de divagación que no deja de recordar a sus cuadernos de todo, esos cuadernos en donde iba apuntando y explayando lo que se le ocurría al paso de la vida y de la escritura y cuyo nexo de unión era, naturalmente, la mirada del narrador. En verdad hay que decir que El cuento de nunca acabar es, además, el diario de una escritora.» (José María Guelbenzu)


Ritmo lento Prólogo de Marcos Giralt Torrente

¿Es la atípica educación que David Fuente, protagonista de Ritmo lento, ha recibido de su padre responsable de su inadaptación social? ¿O es la sociedad con sus normas típicas la que excluye a quien no quiere o no puede adaptarse?

«...Un tema insólito en la literatura española y diríamos, incluso, que europea de la época. La oposición entre el individuo y la sociedad y la visión de ésta como un entramado de comportamientos aprendidos y reglas no escritas que, persiguiendo supuestamente el bien común, cohíben como un incómodo corsé otras posibilidades de ser humanos.» (Marcos Giralt Torrente)


El balneario Prólogo de Luis Alberto de Cuenca

En los diez magistrales relatos que componen El balneario, se incluye el que da título al libro y que obtuvo el premio Café Gijón de novela corta 1954.

«No resulta fácil encontrar, en la logia mayor de la literatura española contemporánea, una observadora de la cotidianidad tan aguda, profunda y lúcida como Carmiña Martín Gaite. Nadie como ella para reparar en ese detalle, aparentemente nimio, que revela una dependencia, subraya un ejercicio de poder, señala con el dedo un terror, un ataque de angustia o de soledad.» (Luis Alberto de Cuenca)

Publicación en septiembre 2010:

Tirando del hilo Prólogo de José Teruel

En Tirando del hilo se han recogido 192 artículos que Carmen Martín Gaite fue publicando en prensa, entre mayo de 1949 y marzo de 2000, y que no habían sido reunidos en anteriores recopilaciones. En esta excelente edición, preparada por el profesor José Teruel, podemos seguir disfrutando de cómo su autora interpretaba libros y días, y páginas leídas o vividas. Si su operación de leer nos acerca al taller del escritor, su operación de mirar nos vincula a una de las espectadoras más lúcidas, atentas y curiosas de la vida cultural, política y cotidiana de la España de la segunda mitad del siglo XX.


Fragmentos de interior Prólogo de Soledad Puértolas

En Fragmentos de interior, la autora realiza una perfecto análisis de una familia de clase media en el Madrid de los años setenta, de sus relaciones entre sí y de los problemas que cada uno de ellos oculta: la actitud contestataria de los hijos, la frustración sentimental y profesional de sus padres o el desengaño amoroso de Luisa, la nueva criada.

«La importancia de la amistad está siempre presente en la obra de Carmen Martín Gaite y me atrevería a afirmar que también estuvo siempre presente en su vida. En Fragmentos de interior, los lectores accedemos al universo interior de unos personajes que buscan amistad y orientación. Cuando llegamos a la última página, tenemos la impresión de que ha sido la autora, Carmen Martín Gaite, quien nos ha brindado su amistad».


Otras obras de la autora en Ediciones Siruela: Caperucita en Manhattan (90 ediciones)

Sara Allen es una niña de diez años que vive en Brooklyn, Nueva York. Su mayor deseo es ir sola a Manhattan para llevar a su abuela un tarta de fresa. La abuela de esta moderna Caperucita ha sido cantante de music-hall y se ha casado varias veces. El lobo es míster Woolf, un pastelero multimillonario que vive cerca de Central Park en un rascacielos con forma de tarta. Pero el hilo mágico de este relato se centra en miss Lunatic, una mendiga sin edad que vive de día oculta en la estatua de la Libertad y que sale de noche para mediar en las desgracias humanas o, si es necesario, llegar a regalar un elixir capaz de vencer al miedo.

Esperando el porvenir (4 ediciones) (Homenaje a Ignacio Aldecoa)

En noviembre de 1994, en el XV aniversario de la muerte de Ignacio Aldecoa, Carmen Martín Gaite revivía esa época en la que surgió la generación hoy llamada "del medio siglo". A la calurosa acogida que tuvieron sus conferencias -aquí reunidas bajo el título de Esperando al porvenir- se añade un numeroso e importante material fotográfico de la autora.

Mediante la evocación y la anécdota Martín Gaite revive las aulas salmantinas y las calles madrileñas de la postguerra, surcadas aún "por autobuses de dos pisos y tranvías amarillos", con las pensiones, las tabernas y los cafés en los que aquellos "malos estudiantes pero buenos escritores" perdían y ganaban el tiempo.

Visión de Nueva York (facsímil en color)

Visión de Nueva York, diario inédito de la escritora Carmen Martín Gaite, fue elaborado en forma de collage durante su estancia en esta ciudad entre septiembre de 1980 y comienzos de 1981. Este diario es un recorrido de la autora (a través de imágenes y pequeños comentarios) en su día a día neoyorkino y en sus contactos con la sociedad norteamericana de la época. Una obra original, y una original narración, con una visión íntima y sensible de una escritora cuya faceta de contar a través de collages era desconocida hasta ahora por sus lectores.

Carmen Martín Gaite (Salamanca, 8 de diciembre 1925 - Madrid, 23 de julio de 2000), novelista, poeta, ensayista y traductora, publicó su primera novela El balneario en 1955. Recibió numerosos premios, entre otros, el Premio Café Gijón 1955, el Premio Nadal 1958, el Príncipe de Asturias 1988 y el Nacional de las Letras Españolas 1994.