I.
Revista

martes, 20 de julio de 2010

Martín Gaite y Valente: vidas hiladas

La segunda vez que Lucila, la hija mayor de José Ángel Valente (1929-2000), pisó la casa donde vivía su padre desde hacía 14 años, se quedó dos meses, de los últimos en la vida del poeta. Lucila Valente (1955, Ceuta) recuerda, desde su casa en Ginebra, el reloj que le envió por entonces a Carmen Martín Gaite. "Yo la llamé desde Almería, aunque no sabía que estaba tan enferma. Andaba un poco mosca con ella porque hacía tiempo que no sabía nada", dijo. Finalmente José Ángel Valente murió, ayer hizo diez años, en Ginebra, donde poco después, Lucila recibió una llamada. "Era la secretaria de Carmen, para decirme que había muerto Calila".

Calila es como Lucila llamaba a Carmen Martín Gaite (1925-2000), que murió cinco días después que Valente: el próximo viernes hará una década. Sus trayectorias literarias apenas sí se habían cruzado una vez, en 1988. Entonces, ambos recibieron, ex aequo, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. "Siempre hubo esa trama extraña: murieron sus dos hijos en parecidas circunstancias por problemas con las drogas, les dieron el premio juntos y murieron casi el mismo día", recordaba Lucila.

Público.es