I.
Revista

martes, 20 de septiembre de 2011

"Eres un poco artificioso"

"El estilo debe ser claro y sin triquiñuelas que embarullen el hilo de la trama. No te importe ser lento y reflexivo, pero de una meticulosidad real y no fingida me refiero, encaminada a que los invisibles lectores te entiendan mejor'. Imagínate que se lo estás contando a alguien", le escribía Carmen el 25 de noviembre de 1964. Por entonces, el ingeniero tenía 37 años, se reunía en el Gambrinus con Valverde y Sastre, Martín-Santos, Aldecoa o Ferlosio, y había publicado Nunca llegarás a nada, un compendio de relatos, que pasó sin mayor gloria. Ella ejercía de mentora, ya había publicado tres libros: El balneario, Entre visillos y Ritmo lento, y avalada con el Café Gijón y el Nadal.