I.
Revista

jueves, 6 de septiembre de 2012

Amor y amistad por escrito, por Francisco Nieva





Mi amiga, la excelente escritora Carmen Martín Gaite, escribió sobre «los usos amorosos» del siglo XVIII y de la posguerra española. Aquellos dos libros de Carmen eran deliciosos. Cómo «se hacía la corte» en uno y otro tiempo. El medio epistolar era común en las dos culturas. Un amor se expresaba por carta. Esto me parece cada vez más artificioso y más demodé.
Pero hay que aceptar que así se han manifestado muchos grandes ingenios del pasado, por carta, y muchas de sus cartas de amor son dignas de tener en cuenta para conocer más profundamente al sujeto de nuestra atención. Los epistolarios amorosos de muy grandes hombres andan por ahí, al alcance   de todos.